Arriesgarse es el viaje que más vale

Todos queremos viajar, sin darnos cuenta que nuestra vida es el eterno viaje.

Advertisements

El alma del liderazgo

“Un líder es el alma simbólica de un grupo” D.C.

Así es como se podría definir a un líder nato, o así sería en esencia la parte central de un grupo; en la cotidianidad podemos encontrarnos a personas que se consideran líderes con puestos jerárquicos más altos que nosotros, sujetos que están al frente de un grupo de personas o de instituciones, motivados por la maravillosa oportunidad de ejercer poder.

Sin embargo liderar desde el alma no significa ejercer poder uno sobre el otro, ser líder va más allá de los conceptos de mandar u obedecer, es algo que se siente, se ansia, se quiere y no por el hecho de estar arriba en el escalafón, si no por compartir las experiencias y los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra vida.

Tuve la oportunidad de obtener una lectura acerca de este tema, este hecho cambio mi concepción de ver el liderazgo, me hiso pensar fuera de la caja y ver las infinitas posibilidades que existen de ser líder, aún sin contar con un grupo específico de individuos.

“Convertirse en líder es la elección más trascendente que uno puede tomar: es la decisión de salir de la obscuridad para llegar a la luz” D.C.

Liderar desde el alma se traduce en que nosotros debemos proveer las soluciones a los problemas de nuestro tiempo. Incluso cuando acudimos a nosotros mismos, debemos superar el constante clamor del ego, yendo más allá de las herramientas de la lógica y la razón para acceder a ese lugar que se encuentra en nuestro interior, un lugar pleno de quietud y de calma: el recinto del alma.

El camino para llegar a ser un líder y liderar desde el alma es largo y requiere de ciertos sacrificios, disciplina, orden y deseos de hacerlo realidad, existen pasos o métodos para realizarlo, sin embargo creo que el mejor método es el estar bien contigo mismo, creer que muy dentro de ti hay algo que todo lo sabe, tenerte confianza y siempre procurar ser consiente de tus actos ya que estos determinan que clase de líder serás; y como decía un amigo:

“No me desees suerte porque esa ya la tengo, deséame éxito que eso es lo que busco” E. N. V.